2015/03/05

Abran paso a Sirens


Cuando se anunció que USA Network iba a adaptar la comedia inglesa Sirens, yo me alegré. Pese a la larga lista de antecedentes que hace que uno no se fíe mucho de las adaptaciones de series inglesas, Sirens es muy exportable y me disgustó tanto la cancelación de la original que me alegré de tener la oportunidad de seguir viendolos en cierto modo.

Sirens va de un grupo de paramédicos en su trabajo diario pero la serie hace humor de las situaciones absurdas que se van encontrando y de los propios personajes. Sirens supo tomar la idea de la serie madre (que a su vez procede de un libro homónimo en el que un paramédico de Londres contaba sus experiencias) pero darle su propio tono a la adaptación. La amistad entre los tres principales protagonistas está muy conseguida y tienen buena química desde el principio. En una serie de este tipo que se pasa el episodio siguiendolos dentro de la ambulancia es muy importante que funcionen las relaciones entre los personajes. La serie fue introduciendo también a otros tres paramédicos que trabajan con ellos y supo irlos integrando en las tramas de los protagonistas. En la serie original, los paramédicos tenían bastante contacto con la policía por su trabajo y unos de sus protagonistas tenía un “crush” con una polícia. En la versión estadounidense decidieron sustituir eso por una pareja “estable”, lo cual fue un acierto. Los actores que los interpretan (Michael Mosley y Jessica McNamee) tienen mucha química desde el primer momento. 


El conjunto de personajes de Sirens hace la serie muy redonda; todos funcionan individualmente y combinados entre ellos y no hay dos personajes iguales. Sirens es muy graciosa y hace que cojas mucho cariño a los personajes rápidamente. Para mi son veinte minutos que espero con muchas ganas semanalmente, lo cual hace que me de mucha pena lo que se la ignora entre los seriéfilos. Ahora que se ha acabado Parks and Recreation y Cougar Town está a falta de cuatro episodios para su final, sería un buen momento para hacer un hueco en vuestras vidas a estos paramédicos tan majos. Que no se diga que estáis faltos de comedias.