2011/04/02

La serie de Dana Delany

O 'Body Of Proof', con Delany como protagonista.
 
Megan Hunt era una neurocirujana con una brillante carrera hasta que sufrió un accidente de coche que le apartó de su carrera, porque lo de que decide hacerse medico forense.
Una premisa, a priori, sin demasiada chicha, aunque con los elementos adecuados pudiera convertirse en algo interesante. Las bases para hacer un procedimental que destaque sobre los otros catorce millones que hay en la parrilla son tres: una protagonista con carisma, unos secundarios que aporte algo a la historia y casos medianamente interesante.

Por lo pronto, el único que tiene esta serie es el primero, porque Delany no hace un trabajo excepcional pero logra aprobar. Con un episodio visto, quizá es pronto para decir, pero quizá le falte conseguir que el espectador empatize con el personaje. Se nos la presente como una mujer muy diestra en su trabajo, pero que lo ha perdido todo en el terreno personal. Y también ha habido un exceso por crear situaciones melodramáticas (a la escena dentro del coche en la que se abre a su compañero me remito), que quedan un poco forzadas.

Los secundarios, a lo que realmente poco se ha visto excepto al personaje interpretado por Nicholas Bishop (y le veo poco capacitado para seguirle el ritmo a Delany), tampoco parece que vayan a dar más de sí.  Por el momento parecen caricaturas andantes de los típicos personajes que debe haber en una serie médica.

Por último, el caso del piloto no podía ser más previsible. Si ha habido algo aprovechable de allí ha sido la actuación de Megan hacia los policías encargados de investigar el caso. Parece que el detective será fijo, por lo seguramente habrá un tira y afloja entre ambos que le da cierta chispa.

En fin, si el esquema se mantiene, nos encontraremos ante otra serie sin mucho que ofrecer, y que de paso desperdicia a una protagonista con aplitudes. Yo me la quedaré por Dana hasta que me canse. Otro intento de la ABC de volver al 2004 que les ha salido mal.