2011/03/09

Críticas en Film Affinity (1)

Pequeños apuntes sobre películas que no se merecen un post entero o me daba pereza escribirlos y que he ido colgando en Film Affinity

Hace tiempo que me leí el libro en que está basada la película, y, aunque esperaba que estuviera más en la línea de 'El Profesor' de Frank McCourt, me gustó. Sin embargo, el argumento es muy lineal, con flashes, no con una trama de seguido. Hombre sí, sigue la trayectoria del curso escolar, pero sólo se centra en la tutoría del protagonista y otros hechos comunes que se suceden en torno al tema escolar. No vemos la vida del profesor, sólo vemos lo que hace en el interior del centro. Y para un libro funciona bien, pero para una película quizá sea hace algo pesado. Son dos horas justas que resumen bien el concepto del libro, que obviamente, sino sería demasiado largo, pero aún así acaba cansándote un poco la línea que lleva.
Sin embargo, refleja muy bien el panorama escolar actual, aunque hay algunas cosas que me sorprenden. ¿Los alumnos asistiendo a las juntas de profesores? Eso aquí no se ve, y me choca que en Francia si se haga. Otro tema es la catalogación de las clases. Porque hay diferencias entre ambos países, y en el libro te hace un comentario avisándote, pero aquí no, así que eso te despista un poco.
Como ya he dicho, la trama no tiene un argumento con introducción, nudo y desenlace claros, lo que puede hacer que se vuelva un poco pesada, pero aún así la recomiendo para su visionado. Aunque recomendaría antes leer el libro.
Y por desgracia es una película muy real. Demasiado.

Protagonizada por un correcto Robert Downey Jr y un Jamie Foxx que borda el papel de un ex-músico con esquizofrenia. La historia tiene potencial para ser muy buena, y la interpretación de Foxx es sin duda lo mejor del filme, pero Joe Wright no logra que transcienda más allá de una historia de sueños truncados y personajes rotos, que a veces no consiguen despertar los sentimientos deseados.
La razón por la qué decidí gastarme los siete (u ocho) euros que cuesta la entrada de cine tiene un nombre, o más concretamente dos: Paco Tous y Juan Diego. Dos actores que ya compartieron escenario en la serie de Antena 3 'Los Hombres de Paco', y que aquí son el propio Tejero y Armada, uno de sus manos derechas, y a los admiro profundamente. Sin embargo, por otro lado no iba con esperanzas de ver nada nuevo, y mis previsiones se cumplieron. La película tiene un plantel de actores muy bueno (estos dos antes nombrados, Fernando Cayo como El Rey, Ginés García Millán como Suárez...), pero el director logra un trabajo que parece un documental y no una película. Se ciñe a retratar los hechos con mucha precisión histórica, pero sin profundizar apenas en los personajes y sin aportar nada nuevo. Y teniendo un montón de producciones sobre el mismo suceso, el Golpe de Estado que yo no viví (porque no había nacido) y que hubiera esperado que me hubieran dado a conocer más desde el punto de vista de los civiles, la cinta aguanta el tipo gracias a un reparto bien elegido, pero no por un guión mal escrito.

-'Superagente 86' ('Get Smart')
Steve Carrel ya demostró la enorme vis cómica que tiene en la versión americana de 'The Office', y su carrera cinéfila de los últimos años ha ido por un camino similar (aunque en 'Little Miss Sunshine' demuestra que también puede hacer papeles más dramáticos).
Esta cinta es un remake de la serie americana del mismo nombre que se emitió entre los años 60 y 70, donde Carrel se maneja como un pez en el agua, acompañado de la hermosa (topicazo de la espía cañón) Anne Hathaway, que está correcta.
Plagada de chistes y acción en su correcta medida, con intrigas previsibles (seamos realistas, ¿que más le vamos a pedir?) y los típicos personajes del género, pero que logran que la película funcione bien, y logre lo más básico que se le puede pedir, entretener. Y lo mejor es que no se queda sólo en eso, si no que explota muy bien la vis cómica de Carrel, que está brillante durante todo el metraje.
Sabiendo lo que uno va a ver, funciona.

-'Pedro y el Lobo' ('Peter & The Wolf') 
Dos grandes.
Y esos dos son, primero el gran compositor ruso Sergei Prokofiev y segundo, la fantástica técnica de Stop-motion, aparte de la directora de la cinta, Suzie Templeton, hace alarde de un gran talento, creando unos personajes que encajan perfectamente con la música. El Stop-motion, técnica por la que siento verdadera pasión (es increíble el trabajo que se necesitaba para hacer una solo minuto de película), hace maravillas visuales (de nuevo, porque no es la primera vez que podemos ver trabajos hechos así, y todos destacan visualmente), con unos personajes totalmente conseguidos, que llegan al corazón y las retinas del teleespectador.
La historia, que apenas alcanza la media hora se convierte en una mini película de obligado visionado, que tiene un tono un poco oscuro (no es una película dirigida hacia los niños más pequeños, ojo), pero que puede hacer las delicias de jóvenes y mayores, y que incluye un mensaje con moralina pero sin floripondios, cosa que últimamente parece imposible encontrar.
Otra gran obra británica a añadir a la lista de producciones en stop-motion.