2011/02/05

Hora de boxear.

Libre de spoilers.
Entre los estrenos de la mid-season ha pasado desapercibida Lights Out, la última joyita de la cadena FX. Y digo joya tras ver los cuatro primeros capítulos, pero podía haberlo dicho de igual forma tras catar el piloto (de hecho, si que lo hice). Un desconocido Justin Zackham (como mucho os puede sonar por ‘The Bucket List’) sienta las bases de unos de los mejores dramas que hay actualmente en la parrilla.

Patrick 'Lights' Leary (Holt McCallany) es un boxeador retirado que lleva cinco años buscando la forma de reencauzar su vida tras su última y controvertida pelea, la cual le dejó en un lamentable estado que hizo que su esposa le diera un ultimátum.

Pese a partir de una base llena de tópicos (ex-boxeador con una familia llena de mujeres, y recién diagnosticado de demencia pugilística, una enfermedad que afecta a los boxeadores), la serie sabe ir más allá. Ante todo, nos muestra un padre frustrado por tener que mantener la promesa que le hizo a su esposa de no boxear más y agobiado por las deudas, mientras ve que los títulos que consiguió en el pasado son eso, pasados. Patrick vive ocultándole a su mujer sus enormes problemas financieros, que le obligan a practicar actividades ilícitas.

Si su mujer y sus hijas conforman el plantel femenino de la serie; el propio Lights, su hermano Johnny y su padre forman otro grupo aparte, creando dos vertientes. Unos viven apasionados por el boxeo, mientras que ellas quieren olvidarse del mundo que no hace más que traerles problemas.

Los ratings que ha obtenido son bastante desesperanzadores de cara a una próxima temporada, aunque con la trama en torno a la que se mueve, (la revancha contra Raymond "Death Row" Reynolds, cinco años después de haber peleado con él, en la que además fue su última vez en el ring) tendría un recorrido de una sola temporada.

No quiero desvelaros más de lo necesario para animaros a darle una oportunidad, pero puedo afirmar que Lights Out no es una simple siempre serie sobre el boxeo, así que no la prejuzguéis y animaos a verla, que merece invertir tiempo en ella.