2011/02/13

De princesas Disney, animación escatológica, series pendientes y cosas de la mid-season.


En un principio renegué de ver ‘Tangled’ (o ‘Enredados’, como gustéis) porque estoy cansada de las mismas historias típicas de Disney en la que aparece una inocente princesa, un príncipe azul de la que se enamora, una bruja malísima que al final acaba derrotada… y luego un bonito final feliz en el que  todos acaban comiendo perdices. Y últimamente también está muy de moda incluir un par de animales, aunque eso consigue aportarle algo de humor a la historia. Yo aspiro a ver cintas con un poco más de “chicha", o al menos, si quiero un entretenimiento sin más, que me pueda reír y entretener de lo lindo, e incluso sorprende con algún giro de guión bien escrito.

Pero es obvio que eso es imposible si hablamos de cintas Disney (Pixar y Dreamworks también van incluidas en el lote, aunque estás consiguen cintas de calidad superior). En cualquier caso, tras leer varias críticas que la ponían bastante bien, me anime a echarle un vistazo, también por la curiosidad de saber si realmente se desligaba un poquito del esquema de siempre o no. Y lo cierto es que no. Que eso no quita para que tenga buenos momentos cómicos y haya mucho dinamismo, lo que ayuda a que la película se pase casi en un suspiro, pero sigue cayendo en el error de querer contentar a un público joven, con lo cual es inevitable que exista un final feliz, y a largo de la cinta abusa en ciertas ocasiones del romanticismo exagerado (o a lo mejor es que yo soy muy escéptica). Algo que no se le puede negar a la cinta es que es altamente colorida, muy agradable visualmente.

Este fin de semana también aproveché para ponerme al día con prácticamente la primera temporada completa de ‘Archer’, y ver los dos capítulos emitidos de la segunda, y si bien es un principio me costó entrar en su dinámica, ahora mismo puedo decir que me alegro de haberme puesto a verla, porque con animación he tenido muchos fiascos. ‘Family Guy’ me pareció demasiado pasada de rosca, ‘The Cleveland Show’ me duró dos episodios (tiene puntos en común con la anterior, que para eso comparten un personaje, así que no sé que esperaba), ‘American Dad’ bebe de la misma fórmula y pasa más desapercibida, y con ‘Los Simpson’ nunca llegué a conectar con su humor. Sin embargo, en el último año parece estar rompiéndose la maldición, porque ‘Daria’ la vi por pura casualidad y me encantó (no hay color con la MTV del siglo pasado y la de ahora, que se dedica a hacer remakes descafeinados de ‘Skins’) y ‘Bob’s Burgers’ me está pareciendo divertida y muy entretenida. En ‘Archer’ hay demasiado sexo y sangre en cuotas exageradas, porque lo no esperaba que fuera gustarme demasiado, pero es precisamente ese punto bizarro, esa parodia del género de espías con unos personajes completamente pasados de rosca, y un líos entre ellos tremendos, aparte de misiones terriblemente absurdas y secundarios también chalados, lo que la hace tan divertida. Eso sí, para ver ‘Archer’ hay que estar preparado para ver cosas escatológicas por doquier y reírte con ellas, para ver a los personajes hacer el ridículo constante y no preocuparte por ello, y aguantar la inmensa cantidad disparos y sangre a raudales que puebla la serie.  Hay que entrar en su juego, y una vez lo hagas, prepararse para reírse de lo lindo.

Tengo pendientes la segunda temporada de ‘Misfits’, ‘In Treatment’ y de ‘Daria’, la tercera y la cuarta de ‘House’, acabar la primera de ‘Fringe’, pegarme un maratón de la primera de ’30 Rock’, estrenar ‘Cougar Town’, ‘Studio 60’, ‘Luther’ y ‘Sherlock’ que van de la mano, ‘Rescue Me’, la esperadísima ‘Treme’… pero mientras todas estás cogen polvo en mi disco duro, voy a empezar con ‘Weeds’ (sus tres primeras temporadas acumulando polvo desde que vi los dos primeros episodios en verano), una de las que salió más votadas en la encuesta que hice en enero. Y también ‘Six Feet Under', se dice poco...

En una mid-season en la que ya no queda prácticamente nada por estrenarse (excepto algún estreno aislado en primavera),  y dónde lo más importante son los regresos de los dos jóvenes iconos de la gran Showtime, ‘United States of Tara’ y ‘Nurse Jackie’ (ambos el 28 de marzo), podemos decir que casi ha sido tan mala con los estrenos de septiembre. Sólo ‘Lights Out' y ‘The Chicago Code han brillado desde su piloto, la primera una excepcional crónica de un ex-boxeador apunto de volver al ring y que se marcó un quinto capítulo grande a todos los niveles, y la segunda es la creación de gran Shawn Ryan (el mismo de mi adorada ‘Terriers’), con Jennifer Beals como protagonista y uno de los estrenos más esperados, ha sabido cumplir las expectativas en su piloto y se presenta como el mejor estreno de network del año. Justamente, las audiencias no parecen acompañarlas especialmente, sobre todo con ‘Lights Out’, que no será heredera de ‘Terriers’ sólo en su calidad. Los regresos de dos de los ‘Friends’ aún tiene trabajo por hacer, Matt LeBlanc con una ‘Episodes’ a la que aún le falta chispa, y Matthew Perry con ‘Mr. Sunshine’, que no ha tenido un piloto muy destacable, aunque al final y al cabo no se puede juzgar sólo por el piloto. Yo ando a la espera de ‘Body Of Proof’, un drama médico con Dana Delany (a la que quiero ver tras ‘Mujeres Desesperadas’) como protagonista, y que va a estrenarse aquí antes que en USA.