2011/02/21

Al final funciona 'Episodes'.

Todos sabíamos que estando Showtime tras las bambalinas de Episodes no íbamos a encontrarnos con una comedia al uso (como si ha sido la del otro ex-Friend, 'Mr. Sunshine', y encima sin gracia), no iba a haber chistes que provocaran carcajadas, sino un tipo de humor menos estridente. 

Tenía tres buenos actores, por un lado la pareja de guionistas, Sean (Stephen Mangan) y Beverly (Tamsin Greig, a la que tengo en muy buena estima por 'Black Books') y por otro a Matt LeBlanc interpretándose a si mismo.  Había buena química entre todos, y buenos secundarios: la tía de las muecas, Merc, el jefazo y Carol pero había algo que no terminaba de cuajar. Aunque los primeros episodios estaban entretenidos, no había grandes momentos para recordar.

Cuando me enteré la semana pasada de que iban a ser sólo siete episodios y no los doce que yo pensaba (así hubieran tenido media temporada para engancharme), vi las cosas un poco negras. Realmente siete episodios son muy pocos para una temporada (los seis de la primera temporada no le hacen justicia por ejemplo, a la segunda de 'Parks and Recreation', mucho más acertada y con los personajes más equilibrados), no da tiempo apenas a desarrollar tramas con holgura y sentar las bases de los personajes, menos si se trata de una sitcom de episodios cortos. 

Spoilers hasta el 1x07.

Al final han resuelto las dos tramas que habían abierto en el penúltimo episodio anterior de la forma más predecible, pero no por ello mala. Berverly se acostó con Matt, y Sean acabó enterándose, pero aunque la resolución de la TSNR no pudiera ser más obvia, consiguieron que la escena de la pela fuera muy divertida. El otro frente abierto era si finalmente la serie salía al aire o no, y aunque en un principio parecía condenada, al final la renuevan, obligando a los protagonistas a quedarse en Los Angeles justo cuando su matrimonio se desmorona. 

Yo lo tengo claro, quiero ver a Matt, Sean y Berverly rodar la temporada incómodos en el set, y quiero ver como Sean puteará al que consideraba su amigo. Y quiero ver al guarda de la urbanización prohibiéndoles al paso. 

Porque aunque ha tenido que ser precisamente el último capítulo el que me ha convencido del todo, creo que lo que necesitaba Episodes era una temporada más larga para terminar de ponerse cómoda. En este episodio es justo cuando ha empezado a hacerlo.