2011/01/23

Y comieron perdices.

Si aún no has visto el final de Life Unexpected, puede caerte algún spoiler.

El pasado martes Life Unexpected (LUX para los amigos) se despidió con los dos últimos episodios de la segunda temporada, que también servían como final de la serie tras su obvia cancelación.

Un final muy predecible, que cerró de la manera más rutinaria una serie muy floja, con una severa abundancia de clichés y que ha tenido un desarrollo penoso. En definitiva, ha sido un happy ending desarrollado en cinco minutos con el típico recurso de X años después (en este caso dos).

Si la serie pecó de algo, fue de basar su primera e irregular temporada en los caprichos de Lux, yendo de padre a madre y viceversa según tuviera un berrinche adolescente u otro. Eso, sumado a dos padres inmaduros (y el resto de personajes entran en el mismo saco) y caracterizados con un comportamiento adolescente, y una abundancia de tramas repetitivas que buscaban la lágrima fácil la sentenció para aquellos que esperaban encontrar en ella a la sustituta de Gilmore Girls (culpa de la propia serie por venderse así), y que se dieron de bruces con un drama pastelero mal dirigido y unas interpretaciones penosas.

La serie renovó básicamente porque The CW no podía permitirse cancelarla, pero todos sabíamos que su periplo televiso acababía en su segunda tanda de episodios. No puedo opinar sobre la temporada, porque sólo vi el primer episodio y la descarté por los mismos fallos de los que pecaba en la primera temporada. Aún así, tenía previsto ver el final que le daban, más por curiosidad que por otro cosa, y como imaginaba, no me he encontrado con nada nuevo.

Los dramones siguen a la orden del día, los personajes continúan pasándose por el forro (y perdonadme la expresión) cualquier principio que no pudieran tener, se siguen dando esas conversaciones en las que todos parecen muy maduros, aunque luego sus actos demuestren lo contrario, y el batiburrillo de tramas sólo ha llevado a un final que se resolvió rápidamente, dejando a todos los personajes atados como nos imaginábamos que pasaría desde el minuto uno. Eso sí, pudimos escuchar un magnifico y emotivo discurso de Lux, por otra cosa no, pero en esta serie se marcan unos discursos de órdago.