2011/01/05

Dragones bien entrenados.

Ambientada en el mítico mundo de los rudos vikingos y los dragones salvajes, y basada en el libro infantil de Cressida Cowell, esta comedia de acción narra la historia de Hipo, un vikingo adolescente que no encaja exactamente en la antiquísima reputación de su tribu como cazadores de dragones. El mundo de Hipo se trastoca al encontrar a un dragón que le desafía a él y a sus compañeros vikingos, a ver el mundo desde un punto de vista totalmente diferente. (FILMAFFINITY)

La película está basada en un libro de igual título escrito por la autora inglesa Cressida Cowell, cuya saga ha tenido mucho éxito alrededor del mundo, con lo cual era obvio que no tardarían en estrenarse las películas de turno. 

How To Train Your Dragon es una película que hemos visto mil veces y que no innova nada en el género pero que llega a ser muy disfrutable sin transcender. Dreamworks ha hecho un buen trabajo visual, que les ha salido bastante bien en taquilla (ya sé preparan sucesivas entregas), pero que cojea en la trama.

Ofrece la típica trama del personaje inadaptado, que no encaja en su grupo y que se siente sólo, hasta que ocurre algo que lleva a cambiar toda la situación, en este caso se cruza con un dragón. La película explota todos los tópicos habidos y por haber del género, y excepto en una escena al final, no hay ningún momento que sorprenda. Pero si uno va con pocas expectativas puede encontrarse con un entretenimiento bastante conseguido, y unas escenas de acción bien hechas. Aparte de eso, tiene algún momento puntual emotivo, lo que hace una buena combinación de varios géneros, aunque sigue sin conseguir ser una película que traspase la barrera de "cine para niños".

Dreamworks aún está bastante lejos de Pixar, la reina de la animación, cuya Toy Story 3 (que aún no he visto, por cierto) es la película del año sin duda alguna, y que también se llevó el gato al agua el año pasado con Up, la cual también disfruté estás fiestas, y que está bastante por encima de How To Train Your Dragon.