2011/01/14

Construyendo divertidísimos parques.


Parks and Recreation vuelve el 20 de enero con su tercera temporada, y yo aún no había hablado de las dos primeras, que ví hace un mes y disfruté tanto, que ya la tengo entre mis comedias favoritas.

P&R sigue el día a día de un grupo de trabajadores del departamento de Parks and Recreation, que se encargan de gestionar los parques de la ciudad ficticia de Pawnee, situada en Indiana. Excepto la protagonista, Leslie, la mayoría de ellos no se lo toman demasiado en serio, y no es para menos, porque son abundantes las burlas y golpes que reciben de todos los lados cuando están intentando hacer su trabajo.

La primera temporada, de sólo seis episodios comienza cuando en una reunión de ciudadanos, Ann Perkins (Rashida Jones) se queja de que su novio, Andy (Chris Pratt) tiene las dos piernas escayoladas debido a que se cayó en un hoyo (cuyo destino era convertirse en parque) que había detrás de su casa. Leslie Knope (Amy Poehler), decide tomar las medidas necesarias para transformar el enorme agujero en un bonito parque, pero no lo tendrá fácil. 

Leslie, es sin duda, la protagonista absoluta de la serie, una mujer decidida, optimista, con grandes aspiraciones (pero muchas...), y que siempre está dispuesta a poner toda la carne en el asador para conseguir sus objetivos, aunque no reciba demasiado a cambio. 

El resto de los personajes los componen: Ron Swanson (Nick Offerman), el pasivo jefe de Leslie, Tom (Aziz Ansari), el bromista y ligón de la oficina, Mark (Paul Schneider), realizador de planos y con un pasado amoroso con Leslie,  April (Aubrey Plaza), una apática colegiala que está allí de becaria y, Ann y Andy, los dos mencionados anteriormente.

En la serie vemos los problemas con lo que tiene que lidiar Leslie para llevar a buen puerto la construcción del parque (adolescentes gamberros, ex-mujeres de su jefe, venezolanos muy maleducados...), aderezado con un poco del componente amoroso de turno, unas interpretaciones muy divertidas y bien aprovechadas y unos gags que toman mucha más consistencia durante la fantástica segunda temporada.

Pese a eso, no se puede menospreciar tampoco a la primera, que sirve como presentación de los personajes, con un climax más tranquilo, para que las cosas se vayan amoldando, pero por otro lado con un ritmo rápido, debido a que en sus escasos seis episodios deben resolver las correspondientes tramas.

Se le saca mucho juego al mockumentary, los personajes se mueven como peces en el agua delante de la falsa cámara, y así conocemos bastante lo que piensan, todo aderezado con perlitas cómicas. Los discursos que se marca 
Leslie, son, como todo lo que hace, hilarantes, y el resto de personajes, aunque no tienen tanto peso en show, también hacen un gran trabajo.

Sé que las comparaciones son odiosas, pero no puedo evitar hacerlo con The Office, (y además, la cadena ha querido que fuera así) a la vence por goleada. Pero ambas series se complementan perfectamente, y los seguidores de la primera no lo tendrán nada difícil para amar esta.

Parks and Recreation es delirantemente divertida. A la primera temporada se le nota que tiene que pulir varias cosas, pero en la segunda es cuando más te diviertes y ríes, todo se explota más y mejor. Es una serie muy disfrutable, con momentazos para recordar en cada capítulo, una galería de personajes muy diferentes pero todos fantásticos, y gags bien conseguidos.

P&R tiene un montón de momentos comiquísimos y remarcables, pero aviso, tampoco quiero que os creéis un hype demasiado alto, porque la primera temporada está un tanto floja respecto a la segunda, la serie necesita un tiempo para acomodarse, pero una vez lo hace, sale disparada como un rayo.

Lo dicho, si no la habéis echo ya, aprovechad estos días antes de su regreso para verla, porque merece mucho la pena.