2011/12/30

2011/09/21

The Killing y Forbrydelsen


The Killing sigue la investigación del asesinato de la joven Rosie Larsen (Nanna en el original) por los polícias Sarah Linden (Sarah Lund) que está a punto de mudarse y su sustituto Stephen Holder (Jan Meyer).


La principal diferencia de la versión original danesa sobre el remake americano es que la primera resuelve el caso de Rosie Larsen en veinte episodios de una hora mientras que la segunda ha emitido una temporada de trece episodios de cuarenta y cinco minutos pero no ha resuelto el caso todavía. Aunque ambas investigaciones comienzan del mismo modo, no tardan en empezar a verse los detalles en los que difieren. Ambas versiones juegan con las pistas falsas frecuentemente. Una de las quejas del remake era que dejaban el descubrimiento sorpresa para el final del episodio y que durante el siguiente no parecía importar tanto tal descubrimiento. La original tiene las mismas trampas, pero me parece que se notan tanto. En Copenhague no llueve tanto como en Seattle, pero las dos versiones crean un ambiente tétrico y oscuro que favorece el desarrollo del relato.

Respecto a los personajes, el tándem Lund/Meyer de la danesa me convence más (en la americana fue necesario el episodio “embotellado” para acercar más a los dos personajes, mientras que en la danesa no existe tal episodio y tampoco hizo falta), aunque Meyer no es tan “chungo” como Holder, y Lund tiene menos conflictos familiares que Linden.  Además, la versión danesa le da más importancia al prometido de Lund incluso dentro de la investigación, mientras que la americana básicamente se limita a mostrárnoslo y no consigue que nos importe lo más mínimo si Linden finalmente se marcha a Sonoma con él o no. 

El drama familiar sigue siendo el plato fuerte en ambas versiones, y más o menos les ocurren las mismas cosas en ambas versiones, acabando, inevitablemente, ambas familias destrozadas, y en ese punto todos los actores de ambas versiones me han parecido fantásticos. En dónde más se diferencia es la trama política, que los daneses han sabido conectar más con la investigación y el drama familiar. El político candidato a alcalde (Hartman en la danesa, Richmond en la americana) se muestra más frío y calculador en la versión americana, mientras que el danés se nos hace más cercano, aunque el guión juegue con su inocencia y culpabilidad a lo largo de toda la serie.

Ambas versiones siguen un día de investigación por capítulo, lo cual me parece que Forbrydelsen maneja mejor al tener mayor número de capítulos, porque permite que la unión entre Lund y Meyer sea más fuerte que la de su otra versión, y consigues creerte que Lund este realmente afectada por lo que le ocurre a su compañero. Ahí es donde la danesa ha ido más allá con algo que entra dentro del spoiler pero que realmente define las líneas finales de la investigación, dónde vemos a una Lund dispuesta a todo con tal de cerrar ese episodio de su vida. Al final alcanza su cénit toda esa tensión que hemos ido acumulando conforme avanzaba la serie en una escena final que a mí me dejo con la boca desencajada. 

Además, uno de (en mi opinión) los fallos de la versión americana fue la excesiva importancia que se le dio a Bennet como sospechoso, que llegó a estancar parcialmente la investigación. Los daneses si supieron darle la importancia necesaria. 



En resumen, la versión americana tuvo un piloto doble muy potente que nos dejó a todos encandilados, pero luego ese efecto su fue diluyendo. Quizá es cuestión de la cronología en que vi las versiones, y por eso el piloto danés (que es prácticamente idéntico) me pareció más flojo, pero en cambio el desarrollo general de la serie me convenció infinitamente más.

2011/09/18

Exile



Thriller psicológico estrenado en la BBC el pasado mayo de sólo tres episodios y cuyo reparto principal son el oscarizado Jim Broadbent, John Simm, un habitual de la televisión británica conocido principalmente por su papel en Life on Mars y Olivia Colman, en los papeles del padre y los dos hijos respectivamente.

Exile es la historia de Tom (John Simm), un periodista descontento con su trabajo que ha entrado en una espiral de drogas y el cual tiene un affair con la mujer de su jefe. Sin motivo por el que permanecer en Londres, regresa a su ciudad natal (de la que se marchó después de su padre le pegará una paliza por cogerle rebuscando entre sus papeles), dónde se reencuentra con su padre (Broadbent), que sufre de Alzheimer y su hermana que ha estado cuidando de él durante este tiempo, y con los cuales apenas ha tenido contacto desde hace décadas. Incapaz de olvidar ese "incidente", Tom iniciará un viaje al pasado de su padre que traerá a la luz asuntos muy turbios. 

El punto fuerte de la miniserie es su tratamiento de la enferma que sufre el progenitor y como eso afecta sus vidas actuales y pasadas. Jim Broadbent borda un papel que parece hecho su medida, consiguiendo que realmente parezca una persona ida, recogida en su propia mundo e inconsciente de quiénes son sus hijos. Simm y Colman cumplen, pero es él quién es claramente la estrella a la que prestar atención. 

Por otro lado, la parte del thriller me pareció correcta pero para mi gusto se ejecutó demasiado rápido, le habría dado un episodio más para cerrar con más tranquilidad el asunto. Da la sensación de que tres capítulos son demasiado pocos para dejar al descubrir una historia que lleva enterrada tanto tiempo.
Pese a ese pero, es una miniserie muy recomendable, principalmente por sus actores, y sus apenas tres horas de duracción total la hacen perfecta para degustarla tranquilamente una tarde.

2011/08/29

The Middle Bloggers' Day: Brick

Agradecer la fantástica cabecera que se ha currado @Carlos_himself

Los Heck son una familia de clase media-baja que viven en un pueblecito de Indiana, en el medio oeste de los Estados Unidos. Los Heck son la madre, Frankie, el padre Mike y los tres hijos, Axl, Sue y Brick, el más pequeño de la familia y de quién voy a hablar yo.

Brick no es el típico niño de nueve años, es muy listo pero también muy torpe y estrafalario. Siempre le verás con un libro en sus manos porque le encanta leer (prefiere quedarse en la biblioteca que salir al recreo a jugar), al que no le es fácil hacer amigos ni relacionarse con la gente (incluso considera que su mejor amiga es su mochila) y tiene la curiosa construmbre de susurrarse a sí mismo. Brick es uno de esos niños en serie que adorarás por sus rarezas, y aunque solo fuera por él ya merecería darle una oportunidad a la serie. 

Pero si Brick no fuera ya de por si solo genial, cuando se junta con su hermana Sue las risas están doblemente aseguradas. Es memorable la escena en que hacen un agujero en la pared y en su intento de arreglarlo sólo consiguen agrandarlo, pero no es la única porque el tándem que forman es para mí lo mejor de la serie.

Dejaré que sea el propio Atticus Shaffer (que por cierto recibe su nombre del protagonista de “Matar a un ruiseñor”) quién os muestre lo genial que es Brick con algunos de los mejores momentos (que he podido encontrar) de la serie: Brick y su miedo por los puentes, Brick hablando de fuentes, cuando en una ocasión se quedó solo en casaBrick presentándose para "school historian" (no he encontrado una traducción adecuada, pero será algún sucedáneo de presentarse como delegado de clase) Brick descubriendo internet o aquella vez que una bibliotecaria vino a cenar y Brick, como no, se sintió con un pez en el agua.

The Middle es una de las comedias más ignoradas tanto en los premios como en la blogosfera, pero los pocos (cada vez más) que la vemos coincidimos en que es completamente genial. Olvidaos de sus falsas comparaciones con Malcolm in the middle y de su aparentemente poco interesante sinopsis y dadle la oportunidad que se merece.

El resto de entradas de mis compañeros:
-The Middle y Malcolm in the Middle
-The Middle Blogger's Day: Sue
-The Middle's Blogger Day: Alx
-The Middle's Blog Day: Frankie y Mike
-The Middle Bloggers Day: secundarios
-The Middle's Blog Day: la primera temporada

2011/06/12

Tres series que echaré de menos el año que viene

Con la llegada de las primeras pinceladas de los nuevos proyectos que veremos a partir de otoño, y el regreso y estreno de las series veraniegas, la anterior temporada seriéfila parece ir quedando en el olvido. Sin embargo, el pasado año estrenaron tres series las cuales permanecerán en mi memoria, no por lo buenas que eran -que también-, sino porque fueron canceladas cuando tenían lo mejor que ofrecen. No me malentadais, todas tienen un final cerrado y sastifactorio, pero uno no puede evitar pensar que habría pasado en su segunda temporada, como habrían desarrollado la trama, y sentir ese pichazón de rabia hacia la cadena que se la cargó (aunque sepas que no tenían otra salida). Por eso hoy os las presento con la esperanza de generaros suficiente gusanillo como para que os animéis a verlas, y no os perdáis grandes series por su corta duración en parilla.




1.Terriers

La mayor parte de la expectación que generaba esta serie venía de de que sería la nueva creación de Shawn Ryan, elevado a los altares seriéfilos por The Shield. Aunque no la he visto, eso deja el listón muy alto para las expectativas de una nueva serie. Los trailers dejaban entrever una especia de dramedia -ese género tan criticado-, protagonizada por los típicos buddies que se conocen de toda la vida y con casos autoconclusivos. A priori, no muy atractiva. Y de hecho se dijo que fue su equivocada promoción la que la condenó a la ignorancia.
Pero si vamos más allá, y le damos los tres capítulos de margen que necesita, la serie empieza a tomarse las cosas en serio, se vuelve más oscura, la intriga sale a la luz, las acciones de los personajes empiezan a tener verdaderas consecuencias. Sus errores pasados salen a la luz, y sus acciones acaban por involucrarles más de lo que les gustaría en una trama que cada vez afecta a gente de más arriba. 

Cuenta, además, con un excelente plantel de actores que sirven de soporte de los dos protagonistas: Laura Allen como Katie, la novia de Britt, Kimberly Quinn como Gretchen, la ex-mujer de Hank y otro personaje que aparece más adelante. No quiero desvelar más detalles, vale la pena que lo descubráis por vosotros mismos.




2. Lights Out
Con una premisa así: "boxeador retirado quiere volver al ring para tomarse la revancha con el último tipo con el que peleó, y el cuál le tumbó, arrebatándole el título de campeón" es normal que pasara bastante desapercibida. Pero deberíamos saber ya que en FX se puede confíar, y no dejarse llevar tanto por las apariencias. Porque bajo la manta estabamos antes uno de los estrenos más potentes del año, una serie que no decae, que mantiene el intéres por la familia protagonista y que incluso nos hace interesarnos por el boxeo aunque lo hayamos ignorado toda la vida. Porque cuando acaba el último capítulo uno lo piensa y por primera vez en su corta existencia, realmente se plantea ver un combate de boxeo. O a lo mejor sólo soy yo, pero podíais comprobarlo.

Patrick "Lights" Leary es un boxeador retirado que cinco años después de su último -y sonado- combate, aún defiende el título como suyo. Su oponente, Richard "Death Row" Reynolds decide ofrecerle una revancha para decidir de una maldita vez quién es el campeón mundial de pesos pesados, y le ofrece una cuantiosa suma de dinero si se presenta. 
Patrick, por orgullo, porque anda mal de dinero, quiere por un lado aceptar; pero por otro  está su mujer, Theresa, que le hizo prometer que no volvería al ring tras ver como quedó físicamente destrozado tras la última pelea. Aunque el hilo del que tira la historia se base en el boxeo, la serie es una drama familiar sobre un padre que siente que ha fracasado, una esposa que teme por lo que la profesión de su marido le puede hacer, y tres hijas (todo chicas, si) que saben más sobre la profesión de su padre de lo que a él le gustaría. 
Cuando por fin decide su regreso al ring no sólo debería lidiar con su recién diagnosticada demencia pugilística, y los trapicheos de mafia que se pelearán por quién le represente. En el mundo del boxeo hay cabida para todo.




3. The Chicago Code 
Claramente, la más floja de las tres (tenía mucho potencial por desarrollar), nos cuenta la historia de Teresa Colvin (Jennifer Beals), la superintendente de policía de Chicago, que quiere acabar de una vez por todas con Gibbons (interpretado por un brillante Deroy Lindo) y su reino de corrupción. Para ello contara con la ayuda de Jarek Wysocki (y con el que tendrá cierta tensión sexual), un antiguo compañero, y el resto de componentes de su unidad (por ahí anda Matt Lauria haciendo placajes a los criminales, por su a algún fanático de FNL le interesa), más Liam, un agente encubierto en la mafia irlandesa.

Si hay algo que empaña la valoración general de la serie es, mayormente, sus casos autoconclusivos -sólo destacaría uno (o dos) por ser el único que perdura en mi memoria-, que impiden que la investigación contra Gibbons pueda desarrollarse con total libertad. Pese a todo, se puede disfrutar de un buen equilibro entre ambas cosas, aunque ninguna llegue a alcanzar su punto álgido. De hecho, necesitamos esperar hasta el penúltimo capítulo, dónde se centrar por completo en acabar con Gibbons para encontrarnos con un capítulo que te deja completamente pegado a la pantalla. Los dos últimos capítulos, pese a parecer que corren contrareloj, consiguen resolver la trama sastifactoriamente. 

Otra cosa que merece la pena mencionar en su inteligente uso de la voz en off, que aparece en su justa medida  y nos sirve para conocer más a fondo las motivaciones de los personajes.

Como he dicho, echaré mucho de menos a estras tres series la temporada próxima, pero al menos espero haber conseguido que alguien más se anime a echarlas un vistazo.

2011/06/06

Hasta septiembre



La temporada seriéfila no termina hasta que Adri no dice la última palabra (o meme), así allá voy a seguirlo, que un año da para mucho. Aunque se supone que empezamos a contar desde otoño, voy a hacerme un poco de trampas e incluir el verano.


-La novata que nunca debió existir
Lo primero que me viene a la mente: No Ordinary Family, que manera de desaprovechar a Julie Benz. Sus tramas apestaban a película de Disney por completo. 


-La que ha perdido fuelle
Chuck, cuando dejó de ser el tipo que se quedaba en el coche. Todavía la disfruto, pero no al mismo nivel. Espero que la quinta, que será la última sepa estar a la altura y darle un cierre decente.


-All the same, one different
Las protagonistas de Rizzoli and Isles tienen tanta química, que la serie fue la sorpresa del verano pasado. Sólo tengo que decir que me rio más con sus conversaciones que con algunas comedias.


-La que sigues con más pasión
The Good Wife, como no, es la serie que más espero semanalmente, aunque a veces tarde días en ver el capítulo, precisamente porque necesita un momento adecuado para ponerse con ella. 


-La gran decepción
Mr. Sunshine, recuerdo que el trailer muy dio buenas vibraciones, pero el recuerdo que tengo de los primero capítulos me produce aberración de la serie. Y el anuncio del Spotify promocionado la serie es incluso peor.


-La que te ha sorprendido gratamente
Raising Hope; en sus inicios no termine de cogerle el punto, pero luego se convirtió en la mejor sitcom de estreno. 


-La que te llamaba mucho pero no seguiste con ella
Esperaba con ganas Body Of Proof porque quería ver a Dana Delany haciendo de mujer desesperadas en otra serie que no fuera Mujeres Desesperadas, pero fue un buen chasco


-La cansina
Como decir Glee es muy mainstream, voy a decir Weeds. No es que me haya resultado muy cansina, pero admito que Nancy huyendo de todos lados y volviéndola a cagar en el siguiendo sitio me ha saturado un poco. Claro que también habrá contado ver de la temporada cuatro hasta la seis en sólo un par de semanas. Que conste que siempre he pensando que Weeds no llega al nivel de otras series de Showtime.
  
-La miniserie
Aquí debo mencionar dos: primero The Crimson Petal and the White, todo un ejercicio visual totalmente hipnótico (muy muy recomendada), y Crematorio, que es tan buena que no parece española. Ojala Canal+ siga haciendo las cosas tan bien. La luz al final del túnel parece esto.


-La que no pensabas que te gustaría
Normalmente lo que pienso que no me va gustar no me gusta y no hay más. Pero si tengo que decir alguna diría The Cape. Las series de superhéroes con esquema clásico (Misfits no entra ahí, por lo tanto) no son lo mío, pero estaba entretenida. Aunque al final no pasé de los dos capítulos, entretenía.


-La nueva serie que recomiendas
Recomiendo tres (canceladas pero con cierre, por cierto): Lights Out, Terriers y The Chicago Code. La primera una serie a priori de boxeo, pero que luego es más un drama familiar que cualquier otra cosa. Se que a algunos se os puede atragantar con esa premisa, pero merece mucho la pena. Después Terriers, (mi estreno favorito de todo el año), esa serie de enredos urbanísticos disfrazada de series de colegillas resolviendo casos de poca monta. Necesita tres capítulos para arrancar, pero cuando lo hace, no defrauda. Por último The Chicago Code, el estreno menos potente de los tres, pero también altamente recomendable. Con la grandísima Jennifer Beals a la cabeza, con un antagonista de diez y con trama seriealizada de la buena. En lo que más falla son en los casos autoconclusivos, que podían haberse sacrificado, pero merece la pena darle una oportunidad.


-Me gustaría formar parte de esta familia
Vivir con cualquiera de las familias de Modern Family sería una dolor de cabeza, pero te lo pasarían en grande. Sin embargo, si hay un hermano que quisiera por encima de todo, sería el excéntrico Brick, de The Middle.


-La que sigue en forma
Desperate Housewives, estas mujeres siguen tan desesperadas como siempre. Sigue habiendo asesinos que atemorizan al barrio, ellas siguen tan paranoicas como siempre, pero sobretodo, Susan sigue siendo una patosa máxima. 


-La que dejaste y ahora te arrepientes
Hawaii 5-0, que por lo leo, ha sido unos de los procedimentales más resultones de la temporada, y ha entretenido al personal. Y dudo que la recupere ahora.


-Una nueva con buena pinta
Awake, esa que el año que viene conocerán por esa que cancelaron a los dos capítulos aka. Lonestar 2. Es hasta del mismo creador. Y lo juro, no podría desear con más fuerzas equivocarme y que triunfara.


-La cancelación que has maldecido
Lights OutTerriers y The Chicago Code. Y me da que cuando vea Rubicon también entrará aquí.  Ahh, que casi se me olvida, también United States of Tara, que se estaba marcando otra temporada muy interesante, pero sobretodo fastidia porque Jackie renovó, y esa si que va cuesta abajo.


-La renovación cansina
Tanto como cansina no, pero opino que HIMYM tendría que tener un año más y no dos.


-Ese cliffhanger malo para tu manicura
Todos los de los finales de temporada de Weeds, pero al menos no tenía que esperar 9 meses para enterarme de que pasaba. Para el de la sexta (que también tiene mucha tela) no tendré que esperar ni un mes, pero como la renueven para una próxima temporada, va a ser un año muy largo. 


-Un momento para llorar
¿Os podéis creer que ahora no me venga ninguna a la mente? Si como mucho habláramos de llorar de risa os podría decir Parks and Recreation, pero me guardado la tercera para verano, así que tampoco cuenta.


-Un momento para reir
El episodio de Paintball de Community, aún más épico que el de la temporada pasada. 


-#yoconfieso
Hummm... no sé, que aunque maldiga mucho a @Serieina_Felipe por la capacidad que tiene para convencerme de ver tropecientas mil series, le quiero porque sus recomendaciones son siempre buenas. Y si se pusiera a ver P&R le adoraría. xD 


-Tú sobras
Lo pesada que se me ha hecho (SPOILER) Felicia en esta temporada de Mujeres Desesperadas ha hecho que estuviera deseando que se la cargaran de una put* vez.


-La que has abandonado
Probablemente, cuando acabe la temporada, Nurse Jackie. Esta tercera ha sido demasiado reseteo después del cliffhanger de la anterior, y con 3/4 de la temporada emitidas aún no sé que nos están contando. Que decepción, Jackie, que decepción. 


-#Túantesmolabas
Chuck cuando era un nerd. No tengo más que decir.


-This is reality televisión
Este verano quiero empezar Top Chef, pero aparte de eso, aún no he entrado en este mundo.


-La nueva serie que no veré ni loca
Work It. Ved el trailer y entenderéis porque. Es el horror personificado.


-And aaaaaaIaaaaai güil olgüeis lof youuuuuuuuu
A The Good Wife y a todos sus personajes, aunque a algunos por definición deberías odiarlos, es inevitable quererlos. Y a las desesperadas, que siempre tendrán un lugar en mi corazoncito. Y al asesino en serie favorito de muchos.

-Eh eh, que esto no ha acabado.
Que va a acabarse, ahora queda por llegar la séptima de Weeds y la segunda de The Big C compartiendo día, Rizzoli & Isles, que espero como agua de mayo después del cliffhanger que se marcaron. De los estrenos, quiero ver ya Wilfred, que últimamente FX me esta encantado y tiene una premisa tan curiosa que tiene que molar si o si.