2010/12/12

Ratónpolis (Flushed Away): Más animación al estilo Aardman.

El otro día hice un repaso a las películas más influyentes de Aardman, mencionando de pasada Ratónpolis (Flushed Away), ya que aún no la había visto. Llevaba varios meses sin ver ninguna película, pero con todas las que he visto este puente creo que he recuperado el tiempo perdido. Sobre la marcha, me puse a ver esta.

7/10
Ratónpolis (2006, 90 minutos) se desarrolla en Londres, dónde vive Roddy, un ratón de clase alta que habita junto con sus dueños humanos en una gran casa de alto postín. La acción comienza con la familia llenándose de vacaciones y dejándole la casa para el sólo. Pronto podemos observar que, pese a todas las riquezas que posee, Roddy se siente extremadamente solo.

Una noche, Roddy escucha ruidos extraños en la cocina y se acerca a investigar. Llega en el momento en que la cañería del fregadero explota, saliendo de ella un ratón de alcantarilla llamado Sid, de modales barriobajeros y aspecto desaliñado. Este pronto pone la casa patas arriba, lo cuál saca de sus casillas a Roddy, que intenta librarse de él tirándole por el retrete. Sin embargo, la cosa se complica y es el propio Roddy quién acaba cayendo por el inodoro y aterrizando en plenas cloacas. ("Flushed away" significa caerse o tirarse por la cisterna, aunque quede horriblemente mal al traducirlo)
  
Roddy sale al exterior y se encuentra en Ratónpolis, en dónde intentará encontrar ayuda para volver "arriba". Pronto conocerá a Rita, una guapa hembra ratón (obvio) con la que al principio tendrá sus más y sus menos, pero finalmente ambos se unirán para hacer frente a los antagonistas de turno: Toad, un sapo que odio a muerte a los ratones y su séquito.

En los primeros minutos, la historia me pareció un poco floja, pero en cuanto Roddy cae en las cloacas la cosa empieza a coger un ritmo que no abandona en el tiempo restante de cinta. Huidas, persecuciones, escenas de acción y cosas similares es en su mayoría de lo que bebe esta película, al igual que en el resto de cintas de Aardman. Cabe mencionar a la galería de personajes, porque que aunque precisamente los protagonistas no destaquen demasiado, el antagonista y los que le rodean ofrecen un poco de aire fresco y son realmente ingeniosos.

En resumen, Aardman logra un film fiel a su estilo,con los esquemas típicos de las películas infantiles, que es muy grato visualmente, pero que se atasca un poco en la trama, la cual peca de previsible.