2010/11/05

Mistresses: Mujeres, amantes y calidad BBC


Según la Wikipedia, la palabra inglesa mistress es un término que se usa para referirse a mujeres que tienen una relación estable, pero no de convivencia, con un hombre que está casado con otra mujer. Vamos, lo que vendría siendo más o menos un lover de toda la vida, un amante, como diríamos aquí, porque no hay una traducción exacta para la palabra. 

Y de eso trata la serie de la BBC 'Mistresses', de cuatro mujeres que tienen como punto en común que son amigas y que se mueven a lo largo de la serie entre tortuosas relaciones amorosas, unas más que otras, pero las cuatro al fin y al cabo.

Katie Roden (Sarah Parish) es una doctora que tuvo un affair con uno de sus pacientes a quién ayuda a morir debido a un cáncer que tiene. También trata al hijo de su amante, que ha descubierto el secreto de su padre y está empeñado en descubrir quién es la mujer con la que su padre se veía a escondidas.
  
Trudi Malloy (Sharon Small), madre de dos hijas, perdió a su marido durante los atentados de la Torres Gemelas, pero piensa que sigue vivo. Pero sus amigas les dicen que siga adelante, y tras recibir un cheque comienza a ver a Richard (Patrick Baladi), padre de una de las compañeras de sus hijas. Parece que las cosas le vuelven a ir bien, pero todos sabemos que no va a ser todo tan fácil de superar.

Jessica (Shelley Conn) es un alma perdida en cuanto a relaciones, no quiere atarse a nadie. Lleva una pequeña empresa con Simon (Adam Astill), con el que tiene un affair. Y no digo más, que luego no se diga que spoileo.

Por último, pero no menos importante está Siobhan Dhillon (Orla Brady), una triunfadora abogada que está intentando tener un hijo con su pareja, Hari (Raza Jaffrey). Sin embargo, su matrimonio empieza a resquebrajarse cuando se descubre que Hari es infertil, y Siobham comienza un affair con su compañero de trabajo.

Como buen drama en toda regla, las acciones de las protagonistas hacen que cada vez sus vidas se compliquen más y más conforme pasan los capítulos para luego llegar al final de temporada, dónde digamos que "explota" todo. Y al final sólo queda que se apoyen entre ellas, y que tiren para delante.

La segunda temporada comienza con un salto temporal de nada menos que dieciocho meses, mostrándonos a unas mujeres renovadas que parecen haber cambiado mucho en el último año y medio. Excelente temporada también, que deja el terreno preparado para una tercera y última que promete mucho, y que espero poder ver pronto. 

Recomendadísima, recomendadísima, y recomendadísima. ¿He sido clara?

P.D: Aquellos que seaís fans de Anna Torv, que sepáis que sale en unos cuantos episodios...