2010/08/14

Glee: el musical que ¿merece la pena ver?



SIN SPOILERS

La nueva serie de Ryan Murpy desató un fenómeno televisivo impresionante (incluso bailarines haciendo el gesto del dedito de Glee en un centro comercial, ya me diréis dónde habéis visto eso antes) y parece haberse convertido en la serie estrella de la temporada televisiva, por lo menos en cuanto a éxito se refiere.

Pero sin embargo, hay mucha gente que se pregunta ¿y que demonios tiene ‘Glee’? Pues no se qué tiene, pero si se lo que no tiene: gatos.
Sin duda, lo mejor de la serie son las canciones, que suelen estar bastante bien, y es curioso oírlas diferente de la versión original. Así mismo, los montajes que se han hechos con ellas: los dos de la entrenadora Sylvester, uno cantando Vogue de Madonna (con vídeo incluido, y eso fue buenísimo) y otro en le a nueva versión del Physical con Olivia Newton-John. Y es esos vídeos están entre los mejores momentos de la temporada. Pues está bien claro entonces que el mejor personaje es Sue Silvester, la “malvada” entrenadora de las animadoras. Otro personaje muy querido es Britanny (animadora tonta a más no poder), y es que resulta que pese a ser un personaje menor, gana al resto con sus intervenciones. Otro a destacar por mí es Kurt (excelente el episodio en el que se viste como su padre). Y del resto, normal.
Se oye que la serie ha tenido altibajos entre episodios, y yo coincido. La primera recta de capítulo estuvo más encaminada, pero en la segunda no atinaron tanto.
Es divertida y amena mientras la ves, aunque los episodios podrían durar un poco menos.
Y me temo que la segunda temporada no esté a la altura de las expectativas de los fans y al fin esto acabe como ‘Popular’, otra serie de Murpy de la que ya nadie habla. 
Y me estoy cansando de leer y oír noticias de ‘Glee’ allá dónde maulló. Que si Bardem aparecerá, que si Glee fue a la casa Blanca, que si sacan un cómic de nosequé… y ahora hasta en ‘Los Simpson’ van a aparecer…
En fin, el fenomeno 'Glee' esta invadiendo y acosando demasiado a la gente, y eso crea un sentimiento de repelús contra la serie, que puede ser muy malo para su futuro. Y sinceramente, yo no la echaría de menos.