2010/08/17

Gilmore Girls: excelente comedia


SIN SPOILERS
Después de destriparme contenidos de cuando en cuando por La 2, un día decidí ponerme a descargar Las Chicas Gilmore, que ya iba siendo hora de verla decentemente.  Y como no, estupenda. En un par de meses (bueno, más bien tres) me zampé la serie entera, y a pesar de los spoilers que me había comido con patatas (que eran gordos), la disfrute mucho, muchísimo. 

Las Chicas Gilmore es una serie tranquila, una comedia con toques dramáticos, muy surrealista y con muchas referencias culturales (de las cuáles no entiendo ni la mitad). Lo más característico de ‘Las Chicas Gilmore’ son los diálogos (lo cual hizo que me decantará por verla en español… y hasta así, a veces te pierdes con lo que dicen), que son delirantes, absurdos y a veces extrañísimos. 

Un punto muy cuidado son los personajes secundarios, la mayoría habitantes de Starts Hollow, como Miss Patty, la dueña de la escuela de danza, y una cotilla redomada. La vecina de al lado de Lorelai, una tía muy excéntrica (y también cotilla) que pasea a su gato en una cesta por el pueblo, Sookie, la amiga de Lorelia y que está tan loca con ella, Luki, el dueño del café dónde van siempre las Gilmore, Lane, la amiga de Rory que vive bajo la opresión de su conservadora madre, Taylor, el alcalde de Stars Hollow, que siempre está peleándose con Luke y organizando reuniones del pueblo para tratar los temas más absurdos, y etc. Por otro lado están los padres de Lorelai, con los cuáles no tenía apenas relación, hasta que se verá obligada a ir a cenar a su casa todos los viernes a cambio de un favor que le harán a Rory. Geniales los padres, sin duda unos personajes muy interesantes.

En resumen, una serie muy divertida, con un elenco de personajes totalmente surrealistas (véase Kirk...) que merece la pena un visionado al menos una vez en la vida.  

Y la aparición de varios gatos a lo largo de la serie (hay un episodio en la primera temporada que es para tirarse de los pelos…) me da un razón más para amarla, recomendarla y ponderarla.