2016/09/10

¿Cómo descargar torrents? Guía 2.0 para dummies.

En los últimos tiempo ha habido bastante "movimiento" en el mundillo de los torrents: el creador de kickasstorrents fue arrestado, torrentz.eu decidió despedirse para siempre en el momento más inoportuno y thepiratebay ya no mola tanto como antes. Pero aún así, los torrents siguen ahí al pie del cañón así que he decido que ya era hora de actualizar la guía de descarga de torrents. Así que, vamos a allá:

¿Donde descargo torrents?

Las páginas que uso actualmente son principalmente:

torrentproject.se que es donde encuentro últimamente todo lo que busco y https://torrentz2.eu, la versión 2.0 del desaparecido torrentz.



PASOS BÁSICOS:

1. Bajate un programa de torrent (uTorrent, BitTorrent, Deluge, Torrentflux)

2. Busca algo que te quieras descargar (en la página que sea)


Para proseguir con el tutorial, voy a usar uTorrent y la página de TorrentProject


3. Nada más buscar algo, lo más recomendable es acotar por categorías y/o ordenar según tamaño, mejor resultado, etc.


A la izquierda tienes diversas opciones para acotar tu búsqueda.



La mayoría de las páginas permite order los torrents según sean "mejores", el número de "seeders" o "peers" (ahora hablamos de eso), la velocidad, el tamaño o más o menos recientes y según diferentes categorías. Si te quieres leer El Quijote para tu Kindle pinchas en Ebooks et voilà, te quitas de encima un montón de resultados irrelevantes. Cada categoría a su vez tiene subcategorías para acotar aún más la búsqueda.


Seleccionando torrents

A la hora de seleccionar que torrent descargar es importante fijarse en el número de seeders y peers. 

¿Qué es un seeder?
Alguien que ya ha acabado de bajarse el archivo y que esta compartiéndolo para que otras personas como tú puedan descargárselo. Seed significa semilla en inglés, así que un seeder es alguien que pone su semilla para que la planta (el torrent) crezca. Que metafóricos son los torrents.

¿Qué es un leecher?
Hay dos significados para esta palabreja. La primera, un usuario que esta descargándose el archivo y compartiéndolo a la vez. La segunda, alguien que descarga el archivo pero nunca lo comparte. Leech es sanguijuela en inglés. 





















En este caso queremos bajarnos un episodio de la serie Mr. Robot. Ordenamos por seeders y vemos que en el primer archivo hay más de 6000 tipos compartiéndolo mientras que en el segundo menos de la mitad (que siguen siendo muchos). Cuanto más seeders mejor, porque el archivo se bajara más rápido. Si un archivo tiene 0 seeders por muchos leechers que tenga, nunca llegaremos a tenerlo completo porque simplemente, nadie lo tiene.

También conviene fijarse en el tamaño del torrent. Un torrent de 1.32 GB con 1022 seeders tardará en bajarse más que uno de 177 MB con 6262 seeders. 
En este caso, el de 1080p tardó cinco minutos más, aunque tardaron ocho y tres minutos respectivamente. 
























¿Donde decías que se descargaba?

Una vez sabemos que torrent queremos, pinchamos en el titulo y buscamos el botón de download. Si usamos el método clásico, descargaremos un archivo con extensión .torrent que deberemos abrir. Pero desde hace no mucho podemos usar el llamado "magnet link" que resulta mucho más rápido. Basta con pinchar en "download with magnet link" y se nos abrirá el programa de torrent que tengamos instalado donde podemos seleccionar que archivos del torrent queremos descargar o no, o directamente hacer que empiece a descargar el torrent. Esto se puede cambiar en el área de preferencias del programa.

No se si me gustara la serie así que solo me bajo dos episodios.
























Una vez hecho esto, el torrent empezará a descargarse y cuando acabe la barrita de progreso se pondrá verde con la palabra seeding. Eso quiere decir que estás compartiendo el torrent con otras personas que también lo están bajando. 


Raudo y veloz























Una vez queramos borrar el torrent pinchamos en él y en suprimir. O si os gusta tardar más siempre podéis hacer click derecho y eliminar.

Una ventaja que tienen los torrents respecto a las descargar directas es que puedes pausar la descarga y retomarla cuando quieras. 


Yo creo que estamos listos para empezar, para cualquier duda, tenéis los comentarios abajo. 

2015/03/05

Abran paso a Sirens


Cuando se anunció que USA Network iba a adaptar la comedia inglesa Sirens, yo me alegré. Pese a la larga lista de antecedentes que hace que uno no se fíe mucho de las adaptaciones de series inglesas, Sirens es muy exportable y me disgustó tanto la cancelación de la original que me alegré de tener la oportunidad de seguir viendolos en cierto modo.

Sirens va de un grupo de paramédicos en su trabajo diario pero la serie hace humor de las situaciones absurdas que se van encontrando y de los propios personajes. Sirens supo tomar la idea de la serie madre (que a su vez procede de un libro homónimo en el que un paramédico de Londres contaba sus experiencias) pero darle su propio tono a la adaptación. La amistad entre los tres principales protagonistas está muy conseguida y tienen buena química desde el principio. En una serie de este tipo que se pasa el episodio siguiendolos dentro de la ambulancia es muy importante que funcionen las relaciones entre los personajes. La serie fue introduciendo también a otros tres paramédicos que trabajan con ellos y supo irlos integrando en las tramas de los protagonistas. En la serie original, los paramédicos tenían bastante contacto con la policía por su trabajo y unos de sus protagonistas tenía un “crush” con una polícia. En la versión estadounidense decidieron sustituir eso por una pareja “estable”, lo cual fue un acierto. Los actores que los interpretan (Michael Mosley y Jessica McNamee) tienen mucha química desde el primer momento. 


El conjunto de personajes de Sirens hace la serie muy redonda; todos funcionan individualmente y combinados entre ellos y no hay dos personajes iguales. Sirens es muy graciosa y hace que cojas mucho cariño a los personajes rápidamente. Para mi son veinte minutos que espero con muchas ganas semanalmente, lo cual hace que me de mucha pena lo que se la ignora entre los seriéfilos. Ahora que se ha acabado Parks and Recreation y Cougar Town está a falta de cuatro episodios para su final, sería un buen momento para hacer un hueco en vuestras vidas a estos paramédicos tan majos. Que no se diga que estáis faltos de comedias.

2015/03/03

Serie de interés


Unas líneas sobre una de mis series favoritas:

A priori Person of Interest parecía otro procedimental de tantos que la CBS tiene en su parrilla. Y si, la serie tiraba y sigue tirando de la fórmula de caso por capítulos que tantos detractores tiene y a los cuales es tan difícil persuadir para que le den una oportunidad a algún procedimental. Yo lo voy a intentar.

Pese a lo dicho, la serie pronto mostró que se guardaba un as bajo la manga y como ese caballo que tiene todas las de perder pero misteriosamente gana la carrera, se marcó “Witness”, el séptimo episodio de la primera temporada el cual nos enseñaba que nuestros protagonistas también podían ser sorprendidos. El episodio rompió la fórmula establecida hasta entonces no solo por su ejecución sino por dejar un final abierto “incoherente” con la fórmula del procedimental. Los que habíamos dado una oportunidad a la serie nos vimos recompensados y esto solo era el principio.

PoI siguió su primera temporada con casos por episodio a la vez que iba poco a poco colocando sus cartas sobre la mesa para luego empezar a jugar de verdad. Admito que esos comienzos se le pueden hacer cuesta arriba a más de uno, sobretodo si se viene con la idea de que la serie va a ser “la leche” desde el principio. No, PoI necesita paciencia para ir desentrañando las piezas que hacen el puzzle.

Aunque el status quo de la serie (Finch y Resse protegiendo “números”)  se mantiene intacto, PoI ha cambiado mucho en sus cuatro temporadas de vida.

PoI le dio a Michael Emerson una delicia de papel (además de traernos a su esposa de la vida real de camino), hizo de Jim Caviezel El Protagonista dándole un Reese a su medida que Caviezel también ha sabido moldear ligeramente para si. Cuando la policía Carter dejó de perseguir al “man in the suit” y se unió a regañadientes al grupo la serie mejoró. PoI también se sacó a un nuevo Lionel de las cenizas de aquel policía que era corrupto por la circunstancias y supo darle capas a un personaje sin el que ahora la serie no sería igual. También nos presentó a una inquietante y magnética Root, uno de los personajes que más ha evolucionado y que sin duda subió el listón de la serie con la soberbia interpretación de Amy Acker. Más adelante descubrimos a Shaw en un episodio que le daba la vuelta al caso mostrándonoslo desde el punto de vista del “número” y la serie siguió expandiendo su universo.

Si al principio nuestro imperfectos héroes tuvieron que hacer que frente a la persecución de la justicia, tanto legal como corrupta, la serie supo desarrolar esa trama y cerrarla cuando correspondía y volver la casilla de salida pero sin olvidarse de lo pasado. Entonces PoI se convirtió de la serie sobre la inteligencia artificial más que nunca. Quién le iba a haber dicho a PoI, que parecía una serie tan clásica por su fórmula que iba a resultar tan actual en este mundo hiper-tecnológico de hoy en día. Lo que sí está claro es que los creadores siempre tuvieron en mente la serie que hoy es porque desde el principio fueron dejando caer las piezas del puzzle.

Hoy por hoy, La Máquina se enfrenta a su peor hasta ahora: otra máquina “igual” que ella, capaz de saber donde estamos todos, que estamos haciendo, la última página de internet que consultamos... Y peor, capaz de hacernos desaparecer del mapa si le place. Pero PoI ha sabido crear unos villanos con motivaciones creíbles que se pueden entender dentro de las circunstancias. PoI ya hace mucho que se convirtió en una serie a la que tener muy en cuenta, que sabe hacer malabares con todas las tramas que maneja sin que se le caigan. Y aunque a día de hoy, PoI sigue pecando un poco de tener “casos de la semana” predecibles, ha sabido vincularlos con la historia paralela, lo cual no es tan fácil.

Y PoI tampoco ha dejado de sorprender. Justo cuando te estas empezando a acostumbrar, se saca de la manga otra carta que sacude la historia y te deja sentando en la silla con cara de idiota por no haberlo visto venir. La última vez fui con “If-Then-Else”, el episodio con que la serie abrió 2015.

Y encima la serie también se las apaña para meter sus píldoras de humor aquí y allá y quedan que ni pintadas.
Yo ya hace mucho que me quité el sombrero, ¿y vosotros para cuando?

2014/05/03

Yo te conozco de algo...

Lo mejor de ser un seriéfilo es ir reconociendo actores aquí y allá. Algunos te suenan de cara, otros están tan cambiados que solo los delata la voz (ahí va un razón para ver las cosas en v.o.), otros si los reconoces a primera vista, y aún así le debemos la vida a Imbd. Y como a mi encanta descubrir caras conocidas, he decidido ir recopilando algunas de las que me he encontrado últimamente en mis visionados.

Los fans más acérrimos de lo british (los de Basura and TV básicamente) conocerán Fawlty Towers, que se ganó su popularidad después de haberse emitido. La acción se desarrollaba en el hotel del mismo nombre regentado por Basil y Sybil Fawlty. A John Cleese, el actor que interpretaba a Basil, se le pudo ver un par de décadas más tarde en The Accidental Tsuris, el episodio 6x11 de Will and Grace. Era el padre de Lorraine, que quien haya visto la serie conocerá por ser la amante de Stan, el marido de Karen que nunca salió en pantalla. Por cierto, en este episodio también sale Geena Davis como la hermana cabeza loca de Grace.

Otro clásico de Will y Grace es la aparición de Neil Patrick Harris en la segunda temporada. Es el líder de una asociación de gays que han vuelto a ser heteros al que Jack intenta ligarse fingiendo ser hetero. Tiene gracia la cosa, porque por entonces Neil andaba dentro del armario. 

Antes de ser la entrenadora de las Cherrios en Glee, Jane Lynch ya trabajó en una otra serie de Ryan Murphy, la injustamente ignorada Popular. Fue en el decimonoveno episodio de la segunda temporada, en el cual el instituto es declarado en cuarentena porque Harrison tiene la fiebre del Rift Valley y un misterioso asesino que sabe que hicieron todos en las vacaciones de primera les persigue. Ya que estoy, aprovecho para reivindicar que le deis una oportunidad a Popular, que no es Glee. Repito, no lo es. 

2013/03/12

Las mejores series que no estáis viendo (I)

Unas líneas mal redactadas de series que disfruto mucho y que merece que se hable más de ellas. A ver si así consigo picaros el gusanillo y que veáis una o dos de ellas. Y que luego se la recomendéis a alguien más. Y así.



Gravity Falls es lo último en animación de llegar de Disney Channel, la cadena que parió la aclamada Phineas y Ferb (y me atrevería a decir que todos sus fans disfrutarían con esta serie). Es una pena el maltrato que le están dando a su emisión sobre todo cuando estamos ante una serie tan divertida. Las aventuras de Dipper, Mabel y toda la fauna del Mystery Sack son geniales. La serie juega ha jugado con elementos fantásticos más de una vez, pero como nadie se sorprende por su presencia, nosotros aceptamos barco. Y lo mejor es que pese a llegar solo una quincena de episodios, ya están creando una mitología propia de la serie y es como si conocieramos de toda la vida a los personajes. Y in my opinion, no ha  fallado ni un solo capítulos, los habrá que me gusten más o menos, pero de notable para arriba todos ellos. Y por favor, tienen las mejores voces: Jason RitterLinda CardelliniKristen SchaalAlex Hirsch (que además resulta ser el creador de la serie)...
Y su cabecera, aparte de ser genial, anima con solo escucharla.


Raising Hope es ahora mismo la mejor comedia en emisión. Y punto en boca. Y ni mi amor incondicional por Leslie Knope y sus Parks and Recreation puede decir lo contrario.
El nivelazo que ha conseguido Hope y su familia en esta tercera temporada que acaba su emisión en un par de semanas es insuperable. Si en la primera temporada pasaron del humor zafio (que funcionaba como gag pero a largo hubiera resultado cansino) a ir desarrollando una dinámica familiar muy unida, en esta temporada han terminado de consolidarlo. Usan tramas normales de cualquier sitcom familiar, llevándolas a un absurdo que funciona dentro del universo propio de la serie y de esa familia, y sin volverse sentimentales, nos dan una buena lección de lo que significa ser una familia, o mejor, ser la familia Chance (el episodio dieciocho, Arbor Daze, me parece que muestra tan bien eso que os digo. 
Como añadido, nos hemos encontrado a la fauna de My Name is Earl pululando por ahí en varias ocasiones, y en esta temporada hemos tenido un capítulo reunion en el que aparece todo el cast de aquella marravillosa serie de Greg Garcia con un montón de referencias que han hecho que la eche de menos, maldiga su cancelación y me den ganas de revisionarla. 


Acabo con la última joya de la FX (que parió mi adorada Louie y la absurded de Archer entre otras muchas cosas), Legit. Bueno, quizá es pronto para llamarlo joya pero es un diamante en bruto que tenemos que ir puliendo. El protagonista de esta serie es Jim Jefferies, un comico australiano que no conocemos por aquí, y que dedice volverse legitimo (de ahí el título) empezando por hacerle un favor a su amigo Billy, que sufre distrofia muscular. Esto solo sirve de excusa para que estos dos, más el hermano del último, Steve, se junten. Y este curioso trío me ha sacado ya una buenas carajadas. 
Su dinámica de grupo está muy bien conseguida, y entre ellos se diferencias bastante como para que salgan gags jugosos de tramas simplonas. El 1x05, Justice, en que tienen que ir a juicio para declarar contra unos tipos que entraron en su casa pensando que eran traficantes de droga, es simplemente perfecto. Y estamos viendo evolucionar ligeramente a los personajes con pequeños detalles aquí y allá. Yo veo a Legit como una buena heredera futura para Louie, que espero que con el tiempo levante al menos la mitad de pasiones de esta última. Confien en FX y en mi criterio (pero mejor en lo primero, que así si nos les gustan no me echan las culpas a mí).