2011/04/29

Ronda de enlaces (17)

2011/04/25

Ronda de enlaces (16)

-10 coches memorables del cine


-Nombres curiosos de ciudades en el mundo


Aviso para navegantes: Si me habéis leído en Twitter ya lo sabréis: se me ha estropeado el ordenador, porque lo que desapareceré un poco por aquí. Tengo muchas cosas pendientes por leer, llevo un retraso de una semana con las series (¡que estrés!), tengo posts a medio hacer que me llevará su tiempo publicar (hasta este llega con retraso y falto de links)... Con suerte, espero que el tema se solucione pronto y me tengáis aquí dando guerra. Y como siempre me quedará el iPod, de twitter no me iré nunca.  ¡Pajarracos a mí!

2011/04/16

Stay nerd, Chuck

Apuntes hasta el último capítulo emitido de Chuck, S04E20, Chuck Versus the Family Volkoff.

Había afirmado en los inicios de la cuarta de Chuck, que aunque hubiera sufrido varios cambios considerables, seguía manteniendo la frescura de las tres campañas anteriores. Sin embargo, estando a escasos cuatro episodios de su finalización, tengo que admitir para mi propio pesar que la cuarta temporada dista mucho de estar a la altura del nivel de las tres anteriores.

Chuck hace tiempo que dejó de ser el tipo que se quedaba en el coche, el tipo que tenía esa cosa tan útil dentro de su cerebro que era necesario para recabar información sobre el caso pero que no tenía capacidades de enfrentarse cara a cara con los malos, el tipo que al final dependía de Casey y Sarah para salir victorioso. En este mismo momento, sigue "flasheando" pero también tiene la capacidad de dar patadones por los aires como un espía de verdad, y a veces siento que gana demasiada importancia como activo por encima de Sarah y Casey. Chuck perdió sus nervios, su carácter patoso y su ingenuidad para lidiar con los malos. En definitiva, dejó de ser nerd.

La tropa del Buy More regalaba la parte más interesante del capítulo, dando el punto cómico que necesitaba la serie para no ser otra de espías con casos episódicos, y permitía mantener dos líneas de juego en cada capítulo que se desarrollaban con holgura. Hoy día, esto ha desaparecido, el caso semanal ocupa los cuarenta minutos, y no hay tiempo para que Jeff y Lester la líen parda, alguien secuestre el Buy More o les pongan otra bomba. En efecto, el Buy More ha quedado relegado a un segundo plano, algo que ya me temía cuando se convirtió en una base de la CIA, y aunque con el regreso de Jeffster pensé por un momento que volveríamos a los viejos tiempos, Big Mike, Jeff y Lester (tanto separados como dúo musical) e incluso Morgan han perdido presencia.

Fuera del arco del Media Mark americano nos encontrábamos con la hermana de Chuck, la cual le servía como pilar, y que sin aportar gran cosa, estaba correcta. Si había algo que la hacía subir puntos era su relación con el Captain Awesome, pero la reciente paternidad de ambos los ha sumido en una rutina aburrida y sin ningún hilo del que tirar. Porque no, Ellie rebuscando en el viejo ordenador de su padre como si fuera otra espía más no nos lo creemos. Los secundarios han retro evolucionado, o han sido olvidados en beneficio de la trama serializada, que tampoco llegó a alcanzar el máximo potencial.

Con la introducción de la madre al menos tenía esperanzas de que nos brindaran otra trama con gancho, aunque fuera repetirse un poco a sí mismos que también la madre fuera espía. Sin embargo, todo se resolvió en un par de reencuentros descafeinados. También el temido Volkoff se transformó en un corderito que pudo ser fácilmente derrotado. Y tras quedar libre la señora Bartowski, esta podría haber adquirido el rol perdido dentro de la familia, pero lo más que la hemos visto hacer hasta ahora es trabajar de niñera cuando la ocasión lo requiere. Vergonzoso.
El año pasado el encargo de nueve capítulos más (sumados a los trece que ordena la NBC siempre al empezar) pudo aprovecharse de forma satisfactoria, pero este año siento que la historia se está repitiendo porque no encuentran otro camino para seguir. Reabrir el caso Volkoff sacándose de la manga a un nuevo personaje (la hija pródiga, ¡ja!) cuyo repentino cambio de bando no resulta creíble, y su carácter como villana deja bastante que desear. 

Si hay algo que ha dado un paso al frente ha sido por fin la estabilización de la relación entre Chuck y Sarah, que tras las múltiples idas y venidas que venían sufriendo, era necesario para un sano desarrollo de ambos. Como pareja funcionan muy bien, y su incipiente boda no resulta apresurada, aunque me gustaría que se hubiese dado más cabida al papel de las familias de ambos en tal evento (o más bien en lo que vendrá después).

En fin, aunque parezca que estoy realmente decepcionada con la última tirada de episodios, en realidad mi relación con Chuck siempre será buena. Guardo en la memoria las tres divertidísimas temporada que disfruté el verano pasado (y los maratones que me di con ellas), y aunque no lo haga con las mismas ganas que antes, siempre esperaré el nuevo capítulo.

2011/04/14

Retozando entre "hierbajos".




Probé 'Weeds' ("malas hierbas" o "hierbajos", según el todopoderoso Google Translate) el verano pasado con los dos primeros episodios, que se quedaron un poco por debajo de las expectativas generadas (por ser una serie de mi adorada Showtime), aunque reconozco que nunca llegué a meterme de lleno en el espíritu de la serie, razón por la cual me alejé un poco de ella hasta hace aproximadamente un mes, cuando decidí por fin darles salida a las tres temporadas que se comían espacio de mi disco duro desde el mencionado verano. Y la experiencia ha sido muy satisfactoria, y aunque todavía no ha alcanzado el nivel que me espero de una serie de Showtime, está relativamente cerca.
Probablemente lo sepáis todos ya, pero Weeds narra la vida de Nancy, una mujer con dos hijos (Silas, el mayor y Shane el más pequeño) que se queda viuda cuando se esposo cae redondo de un ataque el corazón un día que hacía jogging con su hijo menor. Al ser el quién se encargaba de mantener a la familia económicamente, Nancy se ve privada de sus ingresos, y para poder mantener el nivel de clase media-alta que tienen, se pone a traficar con marihuana.



A partir de aquí, hablo sin miedo de soltar spoilers de las tres primeras temporadas, así que si aún no la habéis visto, drogaos primero y leed después.



Si hay una cosa que define a los protagonistas de las serie showtimeras es que son personajes con alguna "cualidad especial" que hace que su moral se vea comprometida, que tengan que cargar con un secreto en su vida para proteger a su familia o protegerse a ellos mismos. Le pasa a Dexter con sus instintos asesinos, a Tara con sus múltiples personalidades, a la enfermera Jackie con su adicción... Y en 'Weeds' Nancy trafica, sí, pero lo hace -principalmente- para mantener a su familia. Y como era de esperar, sus propias decisiones están a punto de llevarla el abismo más de una vez. Porque, como dice el refrán, el ser humano es el único animal capaz de tropezar con la misma piedra dos veces. O tres...



Nancy comienza siendo una traficante de a pie más, una inexperta que no sabe como funciona el mundillo. Por eso compra hierba de baja calidad, por eso un falso policía le roba el alijo y por eso la pasa ella misma de mano en mano. Pero según va pasando la primera temporada, va aprendiendo el negocio y monta su propia cuadrilla de "drug-dealers", se las ingenia para ocultarles sus actividades a sus hijos y como extra, se echa novio. Un novio que, como descubre por casualidad, resulta ser agente de la DEA. Y con ese cliffhanger de órdago se afronta la segunda temporada. Aunque Peter resulta no estar totalmente del lado de la justicia, y por suerte para Nancy, este acepta guardarla el secreto y acaban casándose. Pero la lucha entre las diversas bandas de traficantes por hacerse con el control de la zona acaba con Nancy entre la pistola y la pared. Final de la segunda temporada con las dos bandas apuntando a Nancy (y a Conrad también) y la marihuana que debería estar allí resulta que la ha robado Silas, que ha tomado la determinación de acabar con el negocio de su madre. Y el hijo guarda el alijo robado en el maletero de su coche, justo cuando le detienen por vandalismo. 




En la tercera temporada, una vez resuelto el enorme cliffhanger tenemos un batiburrillo de tramas de lo más variopintas. Primero Nancy cumpliendo "condena" a las ordenes de U-Turn, y más tarde trabajando de secretaria para Sullivan Groff, un constructor que quiere juntar las comunidades de Agrestic y Majestic y con el que tonteará otro tanto, y también se crea una extraña amistad entre ella y Valerie, la ex-mujer de Peter, que me pareció en cierto modo mal desarrollada. El punto más bizarro de la temporada lo puso Mary-Kate Olsen haciendo de novia evangélica devota de Silas. 



A raíz de un trato entre los mexicanos  y de Nancy para librarse de otro grupo de traficantes se genera un incendio que se descontrola y llega hasta Agrestic, la cual se quema. Finalmente, Nancy decide marcharse, y la tercera temporada acaba con las mismas imágenes de la cabecera, pero de un Agrestic lleno de humo, sin color, sin nadie en las calles. 



A Weeds aún le faltan ciertos elementos por pulir, y a veces siento que la acción va demasiado rápido, aunque puede que sea más bien por el ritmo a la que la veo. Sea lo que sea, me alegro que la tercera tanda tuviera quince capítulo en vez de los doce que suelen ser por norma. También me da la sensación de que ciertas tramas podrían haber durado más, como el cáncer de Celia, la ya comentada amistad entre Nancy y Valerie, y en los últimos capítulos ese romance con Conrad.



Agrestic, que me ha acompañado durante tres temporadas en el desarrollo de la vida de Nancy Bowtin, dice adiós para siempre, y con ello se cierra una etapa difícil de superar (tres temporadas con un ritmo trepidante a sus espaldas y los comentarios de ciertas gentes que dicen que después sufrió un bajón...) que también deja atrás secundarios muy grandes. ¿A dónde llevará ahora Nancy a su familia? ¿Estará la nueva etapa a la altura? ¿Seguirá traficando? Esto último no lo dudo, el resto lo veré más pronto que tarde.



P.D: A sus diferentes versiones de la cabecera habrá que dedicarles un post pronto, pero de momento os dejo con la de toda la vida:


2011/04/10

Series gatunas: Doraemon, el gato cosmico


Si en los 70 era la señora (quién no pensaba que era una tía en vez de dos señores diferentes que levante la mano) Hannah Barbera poblaba los televisores españoles (o eso supongo, que no soy tan vieja), en las siguientes décadas fueron las series animadas japonesas quiénes nos tenían a todos super enganchados. Estaban los famosos Pokemon, y los bichos esos de Digimon, las múltiples series de Oliver Atom y su pandilla, ídem con Dragon Ball (Z, GT y todo el abecedario)… Yo de las anteriores, sólo veía a Oliver y Benji (lo mío con el fútbol viene de lejos), que quién no se tragaba debía de ser un verdadero bicho raro. Yo tampoco veía las típicas películas Disney (ni Dumbo, ni Bambi, ni La Sirenita…, y El Rey León la vi el mes pasado), ni me acuerdo que hacía en mi infancia, pero perder el tiempo delante de la TV creo no mucho. No es culpa mía, siempre he sido de levantarme tarde (aunque los gustos cambian y ahora cuando antes, mejor) y cuando por fin estaba en pie lo único que quedaba de dibujos animados en la tele eran los programas del corazón. En fin, otra serie que echaban mucho (o al menos eso recuerdo yo) y que legaba a ver era Doraemon, el gato cósmico.

Como suelen dar entre los japonenses, era una adaptación de un manga publicado originalmente en 1969, y que seguía las aventuras terrestres de Doraemon, un gato robot (como el de Sabrina pero menos espeluznante, más que nada porque eran dibujos animados) que venía del futuro para ayudar al bobo de Nobita, un niño torpe, despistado, bastante gilipollas por naturaleza… y que sufría bullying por parte de los bestias de “Gigante” y Tsuneo. Y luego estaban los padres de Nobita, que tenían que aguantar sus paridas monumentales, y acababan hasta la coronilla de todo. Realmente ¿quién no?, que es niño era muy pesado…

El gato este, aparte de cósmico, tenía un bolsillo mágico equiparable al bolso de Mary Poppins, aunque la señora, como que tiene más estilo. Lo que sea, que el gato se sacaba de todo, siempre cosas futurísticas, que se suponía que debían ayudar a Nobita en sus ideacas maravillosas para librase de Gigante y Tsuneo y enamorar a Shizuka (la chica guapa y tierna obligatoria en todas las series) pero que culminaban en desastre, azotes en el culo y el gato cósmico sermoneando. 

Doraemons de imagen real

Además, Doraemon tenía una hermana llamada Dorami, que encima también tenía otro bolsillo mágico (si Mary Poppins lo hubiese sabido le habría puesto Copyright a su bolsaco). Es lo que se dice una empresa familiar.

Para más inri, la canción del final era unas de las cosas más cursis del mundo mundial, pero todos la cantábamos cuando salía (en realidad, más bien a media, nunca me supe la letra bien), así éramos los niños.


Por cierto, ahora que lo pienso, ¿no os da la sensación de que en la canción estaban un poco fumados?
P.D: Que la entrada anterior fue la 100 y no dije nada. Pero tampoco hay mucho que decir, sólo que no pensé que por fin encontrara un tema lo suficientemente interesante para escribir regularmente en un blog. Tenía que haberme hecho seriéfila antes.

2011/04/09

Friday Night Dinner


En el mes de febrero la cadena británica Channel 4 estrenó una sitcom de la que no he oído hablar en absolutamente ninguna parte, y me parece extraño, porque de los cuatro protagonistas principales, dos son bastante conocidos entre los seriéfilos. Ellos son, por un lado, Tamsin Greig, vista en la hilarante 'Black Books' y más recientemente en 'Episodes', y Simon Bird, que les sonará a quienes hayan visto 'The Inbetweeners'.

La serie sigue a una familia judía (aunque no se le da gran importancia en la trama) compuesta por Jackie (Tamsin Greig) y Martin (Paul Ritter) y sus dos hijos, Adam (Simon Bird) y Jonathan (Tom Rosenthal). Otro personaje que aparece en todos los episodios es Jim (Mark Heap, a quién también podréis reconocer) el vecino raro y un tanto retrasado, y con cierta obsesión hacia Jackie.

La serie sigue el mismo esquema en todos los capítulos, que consiste en que la familia se reúne todos los viernes para cenar en la casa paterna. A priori no es un argumento muy consistente, y que apenas abandonan las dependencias de la casa, pero su gracia reside en todos los líos que se organizan cuando se junta la familia entera. Los hermanos se pasan todo el rato molestándose uno a otro, el padre está medio sordo lo que genera muchas confusiones en las conversaciones y la madre está harta de intentar tener una velada tranquila y que todo se tuerza... Y cuando están en mitad de la cena, les interrumpe el vecino que siempre acude acompañado por su perro.
También han sabido introducir otro personaje más en todos los capítulos (menos los dos primeros), que sirve como eje de la historia. En el tercero fue la madre de Jackie, que se dedicó a lanzarle pullitas por todo. En el cuarto, invitan a cenar a la mejor amiga de Jackie, Val, que viene con el vestido que debe llevar una boda y al final la prenda acaba bastante mal parada. En el quinto se encuentran con una conocida de la familia apodada "Bitchface", y que está siempre restregándoles por la cara su flamante Mercedes. Y en el sexto y último, Jackie invita a cenar a Tanya en un intento de liarla con Adam.
 
La primera temporada, compuesta por seis capítulos de veinte minutos finalizó este viernes, y ya ha sido renovada por una segunda tanda, que seguramente veremos en 2012.

2011/04/04

Críticas en Film Affinity (2)

Es normal, que cuando un grupo (o cualquier otra cosa cuyo formato original no es la pantalla) triunfa, se terminen haciendo alguna película, serie o producto de lo que sea para explotar más el tema y como siempre, sacar dinero.
Está cinta, que en esta página está catalogada como documental, en realidad no lo es tanto. Aquí Los Beatles, aparte de cantar (que es lo mejor del film), nos muestran una especia de realidad de su vida como artistas ya cuando van siendo más conocidos, mientras hacen el tonto por las calles de Londres. Teniendo presente entonces que esto es una comedia con un poco de documental, los fans (que por suerte son muchos) la disfrutaron, la disfrutan y probablemente la sigan disfrutando. Yo, que me gusta el grupo pero no enloquezco por ellos, encuentro el producto final descafeinado. Podría servir como documental para conocer los entresijos de la vida de los cantantes (hubiera sido lo mejor, pero también lo menos comercial), ni tampoco como una comedia disfrutable, porque se basa en gags un tanto repetitivos, y solamente relacionados con los propios Beatles haciendo un poco lo que les da la gana, y metiéndose en problemas (las fans locas si les reconocen, pero la policía no tiene ni repajolera idea de quiénes son, curioso).
La verdad es que no me extraña que no me haya gustado, teniendo como director al inútil de Richard Lester, que ya me deleitó con el bodrio de 'Golfus de Roma' (A Funny Thing Happened on the Way to the Forum'), que de "funny" no tiene nada, pero de aburrida y repugnante mucho. Aunque cualquier opinión es subjetiva, y algunos de los compañeros con los que la vi (fui obligada, si) se rieron con las tontadas de la cinta. El mismo caso puede darse aquí, aunque 'Que noche la de aquel día' no es ni de lejos tan esperpéntica como la otra.
Por eso digo que mejor se podían haber quedado cantando, que es lo que mejor saben hacer.
Aún así, veré 'Help', que me avisaron que era mala (pero quise ver está antes, por eso de seguir la cronología), pero que por la trama parece aún más bizarra, y quiza consiga reírme un poco. O no, la verdad es que lo dudo.


-'Baby Mama'
Baby Mama es una de estas comedias que sabes como van a acabar, y cuyo único mérito puede ser hacerte pasar un buen rato con una historia que te haga reír. El producto, que podría ser otra comedia más, si pasa el corte con algo más de holgura, es debido a las interpretaciones de Fey y Poehler. La primera hace un papel que me recuerda muchísimo al que interpreta en '30 Rock' (y de esta sólo he visto la 1ª temporada), aunque sin llegar al extremo de Liz Lemmon, lo cual puede ser bueno para sus acérrimos fans suyos (que son muchos), pero también malo para quién no la aguanta en 30 Rock. Poehler, que adoro de 'Parks and Recreation', hace el papel de mujer despreocupada, alocada y un tanto "palurda", que queda mucho más excéntrico en comparación con Fey, aunque no tanto como en P&R. Al ser dos tipos de mujeres tan diferentes que se verán obligadas a aguantarse mutuamente para conseguir lo que le interesa, al principio se ve un choque claro entre dos tipos de mundos, y eso genera buenos gags.
Dax Shepard también tiene un toque de marido (y/o padre) irresponsable, lo que me recuerda un poco a su papel de Crosby en 'Parenthood', pero cumple con su cometido, que es de acompañar en locura al personaje Poehler. Sigourney Weaver, que hace unas cuantas apariciones, lo borda con puntazos en todas ellas y también está correcto Greg Kinnear, el interés amoroso de Fey.
En fin, no merece darle muchas vueltas a la cinta, es adecuada para una tarde de domingo sin nada que hacer.

2011/04/03

Chaos: la historia de un novato de la CIA

En los cementerios seriéfilos de los viernes americanos (aunque hay excepciones, que algo tiene que confirmar la regla), y como replazo de mid-season de 'The Defenders' (CBS) llega 'Chaos', una serie de espías que es más comedia que drama (se supone que es un tutifruti), y que va camino de hacer honor a emitirse los viernes.
 
Es el primer día de Rick Martinez es la CIA, pero el presupuesto ha sido recortado y le dicen que no hay puesto para él. Sin embargo, tras un evocador discurso, su jefe le ofrece quedarse si actua de topo en la división de Clandestine Administration and Oversight Services, a lo que él acepta, pero pronto le descubren, y se vengan de él. 

Piloto prometedor, me recuerda en cierto modo a 'Chuck' por la ingenuidad del protagonista y a 'The Good Guys' porque como se saltan la cadena de mando. El punto cómico de la serie es bueno, y aunque cuarenta minutos pueden parecer demasiados, este episodio ha pasado rápido, y ha sido muy entretenido. 

Mientras me entretenga, me haga reír de vez en cuando y tenga la acción necesaria, me la quedaré.

2011/04/02

La serie de Dana Delany

O 'Body Of Proof', con Delany como protagonista.
 
Megan Hunt era una neurocirujana con una brillante carrera hasta que sufrió un accidente de coche que le apartó de su carrera, porque lo de que decide hacerse medico forense.
Una premisa, a priori, sin demasiada chicha, aunque con los elementos adecuados pudiera convertirse en algo interesante. Las bases para hacer un procedimental que destaque sobre los otros catorce millones que hay en la parrilla son tres: una protagonista con carisma, unos secundarios que aporte algo a la historia y casos medianamente interesante.

Por lo pronto, el único que tiene esta serie es el primero, porque Delany no hace un trabajo excepcional pero logra aprobar. Con un episodio visto, quizá es pronto para decir, pero quizá le falte conseguir que el espectador empatize con el personaje. Se nos la presente como una mujer muy diestra en su trabajo, pero que lo ha perdido todo en el terreno personal. Y también ha habido un exceso por crear situaciones melodramáticas (a la escena dentro del coche en la que se abre a su compañero me remito), que quedan un poco forzadas.

Los secundarios, a lo que realmente poco se ha visto excepto al personaje interpretado por Nicholas Bishop (y le veo poco capacitado para seguirle el ritmo a Delany), tampoco parece que vayan a dar más de sí.  Por el momento parecen caricaturas andantes de los típicos personajes que debe haber en una serie médica.

Por último, el caso del piloto no podía ser más previsible. Si ha habido algo aprovechable de allí ha sido la actuación de Megan hacia los policías encargados de investigar el caso. Parece que el detective será fijo, por lo seguramente habrá un tira y afloja entre ambos que le da cierta chispa.

En fin, si el esquema se mantiene, nos encontraremos ante otra serie sin mucho que ofrecer, y que de paso desperdicia a una protagonista con aplitudes. Yo me la quedaré por Dana hasta que me canse. Otro intento de la ABC de volver al 2004 que les ha salido mal.

Ronda de enlaces (13)